jueves, 1 de mayo de 2014

UN CHICO DE BELFAST




Nació en el seno de una familia irlandesa, acomodada.  Su padre un afamado obstetra y su madre enfermera. Dos hermanas junto a él, disfrutaban de un hogar normal y feliz.  Pero quizá a una edad en que más necesitaba de la madre, una cruel enfermedad, se la llevó cuando Jamie contaba dieciséis años.  Fue un choque brutal para toda la familia, pero por ser él el único hijo varón, es de pensar que estaría muy unido a ella, y especial duro para él.   No repuesto del  golpe recibido por la ausencia materna, cuando había transcurrido poco más de un año, nuevamente la muerte le arrebató a cuatro amigos de estudios, en un accidente de coche.  " Fué un año horrible que me hizo plantearme muchas cosas de la vida y la muerte".








Necesitó terapia psicológica para salir adelante.  Y salió, y decidido, cuanto rondaba la veintena de años, abandonó los estudios y se trasladó a Londres.  Se inscribió en una escuela de arte dramático y se dedicó en cuerpo y alma a lo que más le gustaba: ser actor.  Abandonó su idea de ser ranger por amor a los animales cuando era adolescente.  Pero había que subsistir y para ello acudió a una agencia para modelos. No era su meta, pero era una forma de llevar una vida digna y al mismo tiempo dedicarse a formarse en el arte dramático.




  Sus facciones eran aniñadas, pues su edad era muy joven lo que le suponía modelar prendas para gente de su edad.  Las primeras marcas mundiales en ropa llamaron a su puerta, pero ...  precisamente su rostro no daba con la imagen a la que debía representar. " Tienes que dejarte algo de barba, con ello ganarás en años ", y así fue como en un abrir y cerrar de ojos,  ganó diez o más años.  Modeló ropa íntima , y no era plenamente de su agrado " me siento incómodo... estúpido, luciendo torso...", pero se cotizaba muy bien económicamente y llegó a ser el modelo mejor pagado.






Acudía a cuantos castings se le presentaba, y fueron muchas las decepciones vividas. " De no haber sido por el modelaje, hubiera tirado la toalla, pero al mismo tiempo me hacía acudir una y otra vez a ellos.  Alguna vez encontraría un papel".  Y lo encontró, y fue  todo un descubrimiento como actor.

A ese primer papel en una serie de televisión,  sucedió su primer papel en el cine, y de nuevo volvió a la televisión, ésta vez en casa.  Y rodó en Bélgica otra película, y en Hollywood,  por lo que ha sido conocido a nivel mundial. Pero antes de América, en Belfast ,  le surgió el gran papel hasta ahora,  por el que ha recibido, de momento,  dos premios como mejor actor.  Es un magnífico actor dramático.  Revistas, reportajes en televisión, entrevistas para distintos medios, se rifan su presencia.  Está nominado para los BAFTA, y conoceremos el resultado a mediados de este mes.  A pesar de haber sido conocido recientemente, su trayectoria profesional viene de lejos.




 Seguramente hasta alcanzar el reconocimiento del que ahora disfruta, habrá tenido que hacer trabajos muy en contra de lo que deseaba, habrá tenido que posar de una forma que no era de su agrado, y seguramente habrá tenido que aceptar  poses y fotos en los que no deseaba ni pensaba en ello, pero el fin justifica los medios.  De ahí nuestra admiración por la constante superación de este actor.




Pocas personas, quizá no sepan, que por un accidente de esquí tuvo rotura de un hombro y hubo de ser operado dos veces en seis meses para arreglar dicha rotura.  El hacer ejercicio físico, le produce fuertes dolores, que él supera con entereza.  Cuando rodó las escenas de The Fall, en que se entrena colgándose de una barra en alto, supusieron un suplicio para él por los fuertes dolores que sufría, pero no pidió un doble y no rechazó ese ejercicio, y en su cara no se reflejó el más mínimo gesto de dolor.




Por todo ello es muy merecedor del triunfo del que ahora disfruta.  A buen seguro vendrán más, pero éstos sacrificios, los de los comienzos, son especialmente valorados.





Hoy celebra su cumpleaños : treinta y dos.  Es un amante esposo y padre. Tiene dos sobrinas pequeñas, hijas de sus hermanas, a las que adora; adora a su familia por encima de todo. " no aspiro a ser famoso, sino a trabajar en lo que me gusta.  No ambiciono riqueza, me basta con lo que tengo, mi familia, mi hogar, mi reloj y mis perros.  No deseo nada más".  Vive en un barrio londinense, en Nothing Hill, como un matrimonio más, y le encanta no ser reconocido ( harto difícil) cuando pasea con su esposa por la calle.  No tiene ni desea guardaespaldas, pero es celoso de su privacidad, y por ello hay que respetarle.






Tiene las ideas muy claras y pisa fuerte.  Se rodea de sus amigos de siempre, aunque también los tiene en su profesión, y ellos y su mujer Amelia, hacen que baje a la tierra si por casualidad " viajase hasta las nubes".  La fama es efímera.   " He tenido mucha suerte, pero también he trabajado muy duro para conseguirla.  Nadie regala nada, hay que trabajar duro y constantemente.  Mi trabajo empieza ahora, no puedo defraudar, ni dormirme en los laureles... "

Mientras habla suelta tacos, como lo haría cualquier mortal, cuando algo no le agrada, como por ejemplo cuando supo de la pasión que había levantado por su papel de Grey : " es increíble y estúpido.  Yo no soy como él, aunque tampoco me parece un monstruo. Cuando termino de rodar, me voy a mi casa y tranquilamente me pongo a leer.  No concibo que alguien se divierta sin leer".

Su vida es totalmente normal, y hace poco más de una semana, le vimos desayunar tranquilamente en una cafetería en Londres, rodeado de mucha gente, con su mujer, como un matrimonio corriente que ha salido a pasear.

Deseamos que Jamie siga siendo él.  Con su fuerte carácter, con sus tacos en las charlas, con su forma de ver la vida, y que sea siempre cercano.  Se ha ganado el respeto de todos nosotros, de todos sus seguidores, que a menos para mí, fue un gran descubrimiento.  Muchas felicidades Jamie.




 ( Relato libre basado en diversas entrevistas,  1996celtarosafermu)

No hay comentarios:

Publicar un comentario